12 marzo 2012

11M - VIII Aniversario

AVT - MANIFIESTO DEL DÍA EUROPEO DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

11 DE MARZO DE 2012

Han pasado ocho años desde aquel 11 de marzo de 2004 en el que la barbarie terrorista sacudió el corazón de Madrid y de España, arrasando la vida de 191 personas y dejando miles de heridos.

Hoy es el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. Un día señalado en negro en el calendario que no siempre es respetado por todos. Una fecha para el recuerdo, en la que la Verdad, la Memoria, la Dignidad y la Justicia, los valores sobre los que asienta la labor de la AVT son los protagonistas.

Una jornada para alzar la voz y sentir todo el cariño de la sociedad. Pero no todos los entienden así y pretenden aprovecharse del recuerdo y la memoria de las víctimas para dar más publicidad a sus proclamas y sus ideas políticas.

Hace ocho años, el corazón de nuestro país sufrió uno de los mayores golpes de nuestra historia. El azote del terrorismo robó la vida a 191 personas y dejó miles de heridos. Las víctimas del 11-M han vivido sus propios años del plomo desde aquel fatídico jueves del año 2004. Se les ha pedido que olviden, que pasen página, que se callen porque existe una sentencia judicial.

Esa sentencia, que respetamos, no puede negamos el derecho a recordar. Esa sentencia, que respetamos, no puede quitamos el derecho y la obligación a seguir exigiendo justicia. Porque para las víctimas del 11-M, la Justicia nunca será completa -o mínimamente reparadora- hasta que no se sepa toda la verdad de lo ocurrido aquel terrible día de marzo.

En la AVT nunca nos cansaremos de repetir que el 11-M no es un caso cerrado. Sigue habiendo muchos detalles importantes por esclarecer. Lo recordamos cada año: el 11-M es un caso abierto. Y ahora más que nunca.

Desde aquí, en este octavo aniversario de la masacre, las víctimas del terrorismo, reclamamos a todos los que tienen responsabilidades públicas que actúen con decisión y valentía, cada uno desde su ámbito, para lograr el esclarecimiento total del peor atentado de la historia de España. Tenemos 191 razones para seguir luchando por esa verdad. Se lo pedimos por los 191 muertos y los miles de heridos. Y por la dignidad de una sociedad a la que los terroristas quisieron doblegar y que lloró a sus víctimas.

Este 11 de marzo de 2012 -como en todo los anteriores- es un día para reclamar y luchar por la Verdad, la Dignidad, la Memoria y la Justicia para las víctimas del terrorismo. Pero no olvidemos que dignificar a las víctimas del terrorismo no sólo consiste en hacer homenajes y reconocimientos. Para dignificar a las víctimas hay que hacer JUSTICIA.

Y no puede ser una justicia retórica y que sólo quede en palabras. Hay que seguir investigando hasta el último punto todos y cada uno de los atentados sin resolver, desde el 11-M hasta los más de 300 de ETA. Hay que poner a disposición judicial a todos los terroristas que hasta el momento han huido de la justicia y tienen causas pendientes.

Justicia es que los terroristas cumplan íntegramente sus condenas y que no se les reduzca la estancia en prisión a hurtadillas, sin ningún tipo de beneficios penitenciarios. También es justicia que los macabros planes de los terroristas no tengan voz en las instituciones y rechazar de manera tajante cualquier proceso de negociación que suponga el pago de un precio político a los asesinos.

Justicia, en definitiva, es lo contrario de impunidad.

Las víctimas del terrorismo, de cualquier terrorismo, llevamos mucho tiempo advirtiéndolo: no vamos a aceptar ningún grado de impunidad. Ni con el 11-M ni con un supuesto final de ETA. Un final impune en el que no se conozca toda la verdad y no se rescate la memoria y la dignidad de las víctimas sería un fraude, una trampa, una mentira.

Pero hoy, desde la AVT, también queremos mandar un mensaje de gratitud y otro de esperanza con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. Somos más de 4.000 asociados. Cada uno con su dolor, con su historia y su manera de ver la vida. Pero todas con un común denominador: la determinación en la defensa de nuestra dignidad.

En la Asociación Víctimas del Terrorismo nos apoyamos los unos en los otros para poder seguir levantándonos cada día, manteniendo viva la llama de la esperanza. Vamos a seguir luchando, firmes, exigentes y valientes.

La lucha contra el terrorismo es un largo camino lleno de obstáculos, con un alto grado de sacrificio y dolor. Pero las víctimas no vamos a ceder ni un milímetro. Se puede vencer. Y vamos a vencer. Ganaremos si no cedemos ni flaqueamos. Ganaremos si las víctimas continuamos unidas, siguiendo el camino de la democracia.

Hoy, más que nunca hay que seguir reclamando Memoria, Dignidad y Justicia. Y este 11-M tiene que sonar por encima de todo la Verdad. Son nuestros valores. Nuestros referentes. Nuestros objetivos. Nadie podrá arrebatárnoslos. Hagamos todo lo posible para conseguirlos. Por ellos. Por todos. Por siempre.

Fotografías: Barcelona, 11 de marzo de 2012

12/03/12
www.youtube.com
Acto de la AVT en el 11 de marzo de 2012, con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo.

12/03/12
www.libertaddigital.com
La utilización de los atentados de Madrid para calentar una huelga general es una aberración que solo se le consiente a los sindicatos y los partidos de la izquierda, en un país en el que tienen patente de corso para cualquier cosa.

11/03/12
www.libertaddigital.com
Lo inquietante de la encuesta de 'El Mundo' es que la mayoría de los votantes de IU (no los del PSOE) crea que los tribunales no deberían investigar la manipulación de pruebas ni si hubo falso testimonio de las rumanas que reconocieron a Zougam.

11/03/12
www.abc.es
Las asociaciones volverán a celebrar por separado sus actos de homenaje, la AVT en El Retiro y el colectivo de Manjón en Alcalá

11/03/12
www.intereconomia.com
Ante la ausencia de representantes del PSOE, la presidenta de la AVT, ha subrayado que "preferían estar protestando contra la reforma laboral".

11/03/12
www.intereconomia.com
La presidenta de la Asociación 11-M ha presidido el primer acto de conmemoración del atentado celebrado ante la estación de Atocha.
11/03/12
blogs.libertaddigital.com
Existen muchos tipos de perros de caza. Si no son Vds. aficionados al arte cinegético - les aclaro que yo no lo soy - quizá no sepan, por ejemplo, la diferencia que existe entre lebreles y sabuesos.

11-M: aún queremos saber la verdad | elentir.info

11/03/12
www.outono.net
Hoy es el octavo aniversario de la peor masacre terrorista sufrida por España. Ha sido un tiempo más que suficiente para que saliese a la luz toda la verdad, pero la investigación judicial se cerró en falso. Algo nada nuevo en España: a modo de ejemplo se sigue sin esclarecer más del 40% de los aten...

03 marzo 2012

La Fiscalía y la ocultación de pruebas del 11-M

La Fiscalía y la ocultación de pruebas del 11-M

EL MUNDO
Editorial

La decisión de Eduardo Torres-Dulce, fiscal general del Estado, de investigar por qué fueron abandonados en un cobertizo partes de un vagón con restos de explosivos de uno de los trenes del 11-M supone una nueva oportunidad de esclarecer algunos de los principales enigmas de la masacre.

La sentencia de la Audiencia Nacional estableció que los peritos no habían podido determinar con exactitud la naturaleza de lo que estalló en los trenes al no poder disponer de muestras suficientes. Ahora sabemos que existía un vagón en un almacén de Villaverde que podría haber permitido esclarecer científicamente la identidad de los explosivos. ¿Por qué se ocultó este hecho al tribunal?

Desgraciadamente han pasado ocho años desde la masacre y los restos de ese vagón han permanecido en un sitio no custodiado por nadie. Por eso, ningún juez los admitiría como prueba, pero ello no obsta para que la investigación ordenada por el fiscal general del Estado sirva para conocer no sólo quién ordenó destruir los trenes y por qué se guardaron esos restos en Villaverde, sino además aclarar la inexplicable desaparición de los restos de los focos recogidos en los andenes, que contenían las impregnaciones suficientes para poder establecer el explosivo que usaron los terroristas.

Hay que valorar positivamente la decisión de Torres-Dulce, pero más importante que la propia investigación sobre los restos de este vagón sería que la Fiscalía se adhiriera al recurso presentado por las víctimas ante el Tribunal Supremo por el archivo de la causa abierta por la juez Coro Cillán. Recordemos que su investigación contra el ex comisario Sánchez Manzano fue archivada a instancias de la Audiencia de Madrid, que consideró que se trataba de «cosa juzgada» por otro juez que había sobreseído una denuncia genérica contra una docena de mandos policiales.

Torres-Dulce declaró a este periódico hace unos días que no era posible recurrir ese archivo de la Audiencia. Pero ahora la situación ha cambiado el aparecer ese vagón. Dado que considera que podría haber un delito de obstrucción de la acción de la Justicia en la ocultación de los restos, el fiscal general del Estado tendría que apoyar ese recurso de las víctimas, que, hoy por hoy, es la única vía para resolver por qué se destruyeron y manipularon determinadas pruebas.

Habrá que ver el celo de la Fiscalía de Madrid en averiguar lo sucedido con el vagón, pero esta investigación sólo puede llegar a dos conclusiones: que ha habido ocultación o que no. Sí la Fiscalía concluye que la ha habido, tendrá que dar el paso de investigar a Sánchez Manzano, que se atribuyó él mismo la tarea de conservar los restos. Pero llegados a este punto tendría que renunciar a indagar sobre la responsabilidad del ex comisario, ya que la Audiencia de Madrid ha considerado que se trata de «cosa juzgada».

De ahí que la clave es que el fiscal general del Estado tome conciencia de lo importante que es proseguir la investigación de la juez Cillán y apoye el recurso de las víctimas contra el archivo de sus actuaciones. Ello sería probablemente decisivo para que el Supremo aceptara la reanudación de la investigación sobre la manipulación de las pruebas del 11-M, lo que permitiría incorporar los nuevos hallazgos -si se producen- de la Fiscalía de Madrid.

LAS CUATRO ESQUINAS
03/03/2012
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

 

El hallazgo milagroso de un vagón


Este martes, Libertad Digital descubría algo oficialmente inexistente: un vagón de tren en el que estalló una de las bombas del 11-M. La parte afectada por la explosión fue seccionada y sustituida por otra para rehacer el vagón. Pero alguien puso esos restos, donde se halló pelo de las víctimas, bajo unas chapas, como improvisado cobertizo. Y así ha estado ocho años, hasta que la quiebra de la empresa Tafesa y el inventario para el concurso de acreedores han llevado a identificar los restos. Tanto tiempo a la intemperie y sin vigilar habrán borrado restos químicos (no físicos) y roto la cadena de custodia (aunque no más que la mochila de Vallecas, origen de la «pista islámica», que nunca estuvo en los trenes). Pero prueban que el juez instructor -que ocultó su existencia en el sumario-, la Policía y la Renfe obstruyeron la acción de la Justicia. En especial, la pericia científica para saber qué estalló en los trenes, porque se negó a los peritos la existencia de esta prueba de la explosión que compensaba los exiguos restos no destruidos. Ocho años después, los muertos del 11-M siguen pidiendo justicia.

 

Gran parada sindical para el 11-M

El plutócrata José Ricardo Martínez, secretario de la UGT de Madrid, que sólo por el sueldo del consejo de Bankia cobra 180.000 euros (y no es el sindicalista que más cobra), presentó la jornada del 11-M contra las reformas económicas como «un gran homenaje» a las víctimas de la masacre.

Pero las asociaciones que agrupan a la mayoría de las víctimas del 11-M, la de Ángeles Domínguez y la AVT, han reaccionado muy indignadas, diciendo que en ocho años jamás les han ayudado los sindicatos, sino todo lo contrario, y que se ahorren homenajes y no ofendan a sus muertos.

Y el homólogo de Martínez en CCOO ha confesado la verdad: lo hacen el 11-M porque el domingo siguiente, día 18 de marzo, está dentro del puente de San José y, claro, ¿cómo van a perderse el solecito del puente por una manifestación?

¿Y el domingo siguiente? Es 25, elecciones andaluzas y asturianas, y da una imagen muy fea una izquierda que se echa a la calle contra las urnas.

¿Y después? Es 1 de mayo y ya no ayudarían al PSOE e IU en Andalucía y Asturias. Se les perdonaría a cambio de desfilar tras una pancarta pidiendo «Justicia para el 11-M». No caerá esa breva, aunque tienen ocasión.

 

Torres-Dulce, entre la Ley y la trampa

Tres días después del hallazgo de Luis del Pino y Sáenz de Roda, el Fiscal General del Estado ordenó que se abrieran diligencias para custodiar los restos y entregarlos al juez que pudiera investigar ese asunto. Pero pocos días antes, Torres-Dulce declaró a EL MUNDO que el archivo de la denuncia de las víctimas del 11-M contra SánchezManzano como «cosa juzgada» era insostenible; que, de juzgada, nada. Pero añadió, para consternación de las víctimas, que no recurriría tamaña injusticia.

La AVT había anunciado recurso ante el Supremo y el hallazgo de los restos del vagón, prueba ocultada por el juez instructor, la Policía y la Renfe, que demuestra la falsificación sistemática de pruebas, uno de cuyos exponentes sería Manzano.

El foco de explosión encontrado y las declaraciones ante la juez Cillán son novedades para abrir pieza aparte, según la Ley. Pero ojo a la trampa: el fiscal encargado sería Escribano, un izquierdista partícipe en la operación contra la juez Cillán que difícilmente trabajará para esclarecer lo que proclama esclarecido. ¿No hay otro menos significado?

Torres-Dulce ordena que se averigüe por qué restos de los trenes no fueron puestos a disposición judicial

J. MANSO M. MARRACO
MADRID
03/03/2012
PORTADA

La Fiscalía investigará si se ocultaron pruebas del 11-M

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, anunció ayer que ha ordenado a la Fiscalía de Madrid que investigue un posible «delito de obstrucción a la Administración de Justicia» tras la aparición en un almacén de la empresa Tafesa de la chatarra correspondiente al foco de la explosión de uno de los vagones del 11-M. Concretamente, del que estalló en Santa Eugenia, el único que Renfe decidió reparar, el mismo en el que un testigo dice haber visto a Jamal Zougam. El resto, se desguazó. El hallazgo fue publicado el martes por Libertad Digital.

El Tribunal Supremo calificó en su sentencia la destrucción de los trenes como «sorprendente» y «apresurada», porque «impidió un estudio posterior más reposado y en profundidad, e incluso su reiteración de haber sido necesaria, de aspectos que pudieran haber resultado de interés para la investigación».

En el análisis de explosivos que ordenó el tribunal del 11-M, todos los peritos -también los cuatro de la Policía y la Guardia Civil- acordaron denunciar la escasez de muestras: «Dada la magnitud del atentado, las evidencias de los focos parecen escasas», dice el informe oficial. Los Tedax aseguran haber recogido cientos de kilos con restos de dinamita, pero su jefe en 2004, Juan Jesús Sánchez Manzano, apenas conservó 23 muestras, casi todas calvos y tornillos inservibles tras haber sido lavados con agua y acetona.

Mientras eso ocurría, un vagón afectado de lleno por la explosión de una bomba ha pasado desapercibido durante siete años en un almacén improvisado al aire libre en el barrio madrileño de Villaverde.

«El Ministerio Fiscal no solamente no tiene ningún inconveniente, sino que tiene la obligación de llegar hasta el final en esas investigaciones», afirmó Torres-Dulce, antes de añadir que, aunque el 11-M es «un proceso cerrado», «cualquier otra circunstancia que merezca ser investigada, será investigada».

Según explicó el fiscal general del Estado, la orden al fiscal jefe de Madrid, Eduardo Esteban, consiste en que «se proceda a investigar la existencia y custodia» de esos restos del vagón y en que «se indague si existe alguna investigación en relación con los mismos». «Si se estuviera investigando en un proceso, archivaríamos las diligencias de investigación y actuaríamos diligentemente en la causa en la que se estuviera investigando esa actividad. De no ser así, agotaríamos las diligencias con el objetivo que estamos precisando, y a continuación solicitaríamos la inmediata judicialización», aclaró.

«Es posible que a lo mejor no exista ningún delito», añadió, para precisar, no obstante, que la obligación del Ministerio Público es investigar «cualquier hecho y ponerlo en conocimiento de la autoridad judicial».

El sumario del 11-M recoge que 10 de los 11 vagones explosionados se desguazaron, sin que conste que fuese por orden judicial. Del undécimo se conocían las circunstancias de su reparación, como que costó 675.175 euros y que se llevó a cabo, precisamente, en los mismos talleres donde ahora han aparecido los restos correspondientes al foco de explosión. Lo que no se sabía es que se había conservado esa chatarra ni que -según declaró el pasado enero el director de la empresa que reparó el vagón en la causa contra Manzano- miembros de la Policía y de la Guardia Civil se habían presentado en esas instalaciones para estudiarla. De todo ello, no se hace ninguna mención en el procedimiento por la matanza de los trenes.

En el análisis de los explosivos del tribunal del 11-M se encontraron dos componentes -el dinitrotolueno y la nitroglicerina- que no forman parte de la dinamita marca Goma 2 Eco, que es la que robaron los islamistas en la Mina Conchita y la que apareció en la mochila de Vallecas, en la furgoneta Kangoo y en el piso franco de Leganés. Por ello, la sentencia concluye que «no se sabe con absoluta certeza la marca de la dinamita que explotó en los trenes» y que no se puede «descartar la presencia en pequeñas cantidades de otras marcas o clases de dinamitas», lo que, no obstante, «no impide llegar a conclusiones jurídico-penalmente relevantes respecto de la intervención de los procesados».

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ratificado en tres ocasiones -la última, en junio de 2011- las negativas de los jueces Eloy Velasco y Pablo Ruz a practicar nuevas diligencias que aclaren qué estalló. Se trata de cosa juzgada -«por mucha que sea la insatisfacción e impotencia que el resultado aislado de alguna diligencia probatoria suscite en alguna de las partes procesales», argumenta Velasco- por lo que, al margen de la evidente dificultad para llevar a cabo nuevas analíticas o exámenes de otro tipo sobre restos conservados la mayor parte del tiempo al aire libre y sin ninguna custodia, parece del todo improbable que se acepte judicializar de nuevo ese extremo. El propio tribunal del 11-M ya había denegado la petición de una de las defensas de que se analizasen las vigas horizontales de la estación de Atocha.

Respecto de la obstrucción a la Administración de Justicia que habría representado el desguace de los trenes, el Supremo archivó en 2006 una querella de Manos Limpias contra el juez Del Olmo y la fiscal Olga Sánchez, haciendo suyo este entrecomillado del informe de la Fiscalía: «La conservación y destino de los vagones en cuestión, una vez hechos en ellos todas las pericias que se estimaron necesarias, corresponde a su legítimo propietario (Renfe), que además cuenta con lugares apropiados para ello». Eso sí: esta resolución se emitió meses antes de que los peritos denunciasen la escasez de muestras y año y medio antes de que el propio Supremo afirmase que la destrucción de los trenes fue «sorprendente» y «apresurada».

Tres fuentes distintas de la dirección de Renfe en 2004 confirmaron a este diario que los trenes se retiraron de las vías cuando la Policía les autorizó a disponer de los vagones y que comenzaron a desguazarse a partir del lunes 15, ante la ausencia de una orden del juez Del Olmo para proceder a su precinto. Según afirmaron, el instructor no se dirigió a la compañía en ningún momento.

 

«Con todo el respeto, no hay cosa juzgada»

Hace tres semanas, la Audiencia de Madrid sobreseyó la causa por posible destrucción de pruebas contra el ex jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano, con el argumento de que otro juzgado ya había archivado una denuncia contra él. El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, reiteró ayer, como ya había hecho en una entrevista con EL MUNDO, que no comparte la decisión del tribunal -«creemos, con todo el respeto, que no había cosa juzgada, porque tanto la identidad de los sujetos como el objeto eran por completo diferentes»-, pero que entiende que las normas procesales no permiten un recurso de casación ante el Supremo. Sin embargo, el propio auto de la Audiencia ofrece a las acusaciones la posibilidad de dos recursos: el de casación -que la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M ya ha formalizado- y otro contra el archivo de la denuncia inicial.

Un nuevo camino para despejar incógnitas

M. MARRACO J. MANSO MADRID
03/03/2012 ESPAÑA
P&R

La decisión del fiscal general del Estado de abrir diligencias informativas acerca del hallazgo de uno de los focos de explosión del 11-M abre un nuevo, imprevisto y también difícil camino para despejar incógnitas.

¿Qué ha ordenado exactamente el fiscal general del Estado?
Que se abran unas diligencias de investigación en las que la Fiscalía de Madrid deberá confirmar la aparición de los restos, su origen, y si ha podido cometerse algún delito relacionado con el hecho de que durante años no hubiera constancia oficial de ellos y no se pusieran a disposición judicial.

¿Qué evolución inicial podrían tener esas diligencias?
Si se comprueba que algún juez ya ha abierto investigación por los mismos hechos, se cerrarían las nuevas diligencias del Ministerio Público, que pasaría a centrar su actuación en esa causa abierta. Si, como todo indica, ningún juez está actuando, la Fiscalía recabará datos sobre lo sucedido y, si tienen visos de delito, los remitirá al juez para que abra diligencias.

¿Qué juzgado se haría cargo de las pesquisas?
El asunto recaería en un juzgado de instrucción de Madrid. En principio, la petición de investigación del fiscal recaería en el decanato para su reparto. No se contempla que haya un elemento terrorista que pueda llevar la competencia a la Audiencia Nacional.

¿El archivo de la causa contra Sánchez Manzano no impide abrir esta investigación?
No, porque aún no están determinados ni los hechos susceptibles de delito -si los hay- ni sus posibles autores, así que no cabe interpretar que se trate de la misma causa que la del ex jefe de los Tedax. Sin embargo, si prosperase el recurso ante el Tribunal Supremo contra el archivo del caso Manzano, ambas investigaciones podrían llegar a converger.

¿Qué delitos podrían haberse cometido?
El propio fiscal general habló ayer de «un delito de obstrucción a la Administración de Justicia». En el título de Delitos contra la Administración de Justicia, el Código Penal recoge en su artículo 408 la omisión de perseguir delitos, por no dar razón del paradero de esas pruebas. También podría interpretarse que cabe aplicar el artículo 413, que castiga a la autoridad o funcionario que ocultare «total o parcialmente» material que le haya sido encomendado por razón de su puesto. Igualmente, podría haberse cometido un delito de encubrimiento del artículo 451, al haberse ocultado pruebas del delito. Igualmente, cabría pensar en el delito de prevaricación, en caso de existir resoluciones administrativas o judiciales de quienes supieran de la existencia de restos y lo ocultaran en sus escritos.

¿Quiénes serían los posibles imputados?
Algunos de los posibles delitos sólo pueden ser cometidos por una autoridad o funcionario público. Eso centraría las posibilidades en miembros de las Fuerzas de Seguridad y de órganos judiciales. Tampoco se podría descartar la implicación de algún particular si es que había sido informado de que los trenes eran pruebas que debían conservarse.

¿El hallazgo puede servir para determinar el explosivo?
Dado el tiempo transcurrido y las malas condiciones de almacenamiento, no es razonable pensar que un nuevo análisis químico de los restos ofreciera datos científicamente válidos. Además, la ausencia de una cadena de custodia impediría darles validez judicial.

¿Afectaría la investigación a la sentencia del 11-M?
El fiscal general resaltó ayer que eso es cosa juzgada. En el aspecto concreto de los explosivos, los instructores y la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional han rechazado en varias ocasiones practicar cualquier diligencia relacionada con la determinación del material empleado.

Esperanza y alegría entre las víctimas, pero con cautela

F. LÁZARO MADRID
03/03/2012 ESPAÑA

Recuerdan que muchas de sus iniciativas han sido rechazadas

Las víctimas se mostraron ayer esperanzadas ante la posibilidad de que la iniciativa abierta por el fiscal general del Estado permita avanzar en el total esclarecimiento de la masacre del 11-M. No obstante, recuerdan que han sido muchos los varapalos políticos y judiciales que han recibido durante estos ocho años y que prefieren no lanzar las campanas al vuelo.

Así, la presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, Ángeles Domínguez, celebró la decisión de investigar los restos de trenes encontrados en Villaverde (Madrid), aunque ha emplazado a esperar los resultados y ha reconocido acoger la noticia con «sorpresa y cautela». Recordó que su colectivo ha puesto en marcha muchas iniciativas judiciales y todas han sido rechazadas, por lo que ha insistido en ver qué pasa con la nueva investigación.

«Recibimos la noticia con una alegría contenida que nos hace poco a poco ir recuperando la confianza en las instituciones. La actuación del fiscal es la normal en un Estado de Derecho y ojalá este tipo de iniciativas, que hasta ahora han sido excepcionales, se conviertan poco a poco en habituales». «Lo que hubiera sido inadmisible es descubrir que existía un foco de las explosiones, constatar que se nos había mentido al respecto y que no pasara nada de nada. Eso ocurre en las repúblicas bananeras y no en las democracias avanzadas como se supone que es la nuestra», indicó. A su juicio, el hallazgo podría demostrar que hubo «ocultación de pruebas» de los atentados, ya que los peritos sólo pudieron analizar 23 «minúsculas» muestras de los trenes mientras que existían estos restos que no fueron revelados.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, se mostró satisfecha por la decisión de investigar los restos de trenes encontrados en un almacén de Villaverde (Madrid). Confía en que estas pesquisas «permitan depurar responsabilidades».

Pedraza reveló que el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ya le avanzó el jueves en el encuentro que mantuvieron la decisión de ordenar la apertura de diligencias por los hallazgos. «Me parece muy positivo», añadió.

El presidente de la asociación Voces contra el Terrorismo, Francisco José Alcaraz, mostró a esRadio su satisfacción porque el fiscal general haya ordenado esta investigación. «Todo llega y es el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas del 11-M. Que en este octavo aniversario haya alguien dentro de la Justicia que ordene investigar para averiguar toda la verdad sobre el 11-M. Ése es el verdadero homenaje que quieren las víctimas: Justicia».

Alcaraz abogó por mantener «la constancia y la perseverancia» porque se ha demostrado que «es muy importante para mantener viva esa esperanza. Si no insistimos, se desvanece esa esperanza».

El fiscal general del Estado ordena investigar los restos de los trenes del 11-M

Cerrar en falso no es cerrar

2/03/12
www.intereconomia.com

Curiosamente el 11-M me pilló en IFEMA, probablemente el ver llegar los restos de las víctimas es de la imágenes más inolvidables que he tenido.

Nunca me gustó la politización de la fecha y pienso que fueron muchos los políticos que lo hicieron. Nunca me ha gustado la prensa de partido, de carnet y pienso que fue mucha la prensa y los periodistas que así actuaron. Cada cual sabrá lo que hizo y que pensó y allá su conciencia (el que la escuche, tenerla la tienen todos).

Desde aquel día y a medida que han avanzado primero las investigaciones, la famosa comisión parlamentaria, y después el propio juicio, he tenido dudas y más dudas. Huyo de las explicaciones que se engloban en las famosas 'teorías de la conspiración, siempre me han parecido buen guión de novela, pero cabos sueltos hay a cientos.

Cerrar en falso no es cerrar y a estas alturas encontrar restos (el vagón de Intereconomía y el foco de Libertad digital) que se han dado siempre por inexistentes da que pensar: mal y mucho. O la justicia resuelve las dudas o tenemos un problema como país y como sociedad: relativizar la verdad.

Mal asunto para fundamentar una sociedad con valores.

Carlos Dávila: Sofocón para Largo Rubalcaba

2/03/12
www.intereconomia.com
No esperábamos menos del fiscal general Torres-Dulce.

2/03/12
www.intereconomia.com
El fiscal da un paso clave para esclarecer el caso.

2/03/12
www.libertaddigital.com
En el país de los Conde Pumpido, de las togas manchadas en el polvo del camino, es inevitable sorprenderse de que el Fiscal General del Estado cumpla con su deber profesional.

2/03/12
fonoteca.esradio.fm

2/03/12
¿Quién impide la investigación sobre quiénes fueron los que idearon, ordenaron y llevaron a cabo el genocidio de los trenes?

2/03/12
www.esradio.fm
La presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M ha celebrado el anuncio de Torres-Dulce, y pide que se depuren responsabilidades.

2/03/12
www.libertaddigital.com
En Libertad Digital, esRadio y Libertad Digital TV, tiraremos del hilo de este vagón todos los días. Pese lo que pese la carga que esconda al otro lado.

2/03/12
www.libertaddigital.com
Tras la exclusiva de LD, Eduardo Torres Dulce ha ordenado investigar los restos del hallazgo, tal y como ha asegurado a preguntas de esRadio

2/03/12
www.libertaddigital.com
La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha criticado abiertamente a los sindicatos pero no moverán por ellos la fecha de su homenaje.


11 febrero 2012

Carpetazo a la causa contra Manzano por su papel en el 11-M

Carpetazo a la causa contra Manzano por su papel en el 11-M

Angela Martialay
2012-02-10
www.libertaddigital.com

La sección 17 de la Audiencia Provincial ha dictado el archivo definitivo de la causa abierta contra el que fuera jefe de los Tedax en el 11-M.

La causa abierta contra el comisario Juan Jesús Sánchez Manzano en el Juzgado de Instrucción Número 43 de Plaza de Castilla (Madrid) ha sido cerrada de forma definitiva.

El sobreseimiento libre dictado por la Sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid, integrada por los magistrados José Luis Sánchez Trujillano, Ramiro Ventura y Rosa Brobia, supone el carpetazo al caso que instruía la juez Coro Cillán sobre la actuación de Sánchez Manzano, como jefe de los Tedax, en la investigación de los atentados del 11-M.

El comisario estaba imputado desde julio de 2009 por los delitos de falso testimonio, omisión del deber de perseguir delitos y encubrimiento a raíz de que la querella interpuesta por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M fuera admitida a trámite.

La juez Cillán ha mantenido desde entonces la investigación abierta con el apoyo del Ministerio Fiscal que se mostró contrario al archivo al entender que "las irregularidades denunciadas" en torno a los atentados de Madrid "sí pueden suponer una inobservancia de la norma procedimental en cuanto a la recogida de evidencias o restos de las explosiones y muestras de explosivos, su posterior traslado a dependencias policiales y su posible destrucción o desaparición al margen de cualquier normativa".

No obstante, ahora la Audiencia de Madrid estima el recurso presentado por la defensa de Sánchez Manzano pidiendo el archivo al entender que la actuación del policía en los atentados del 11-M es "cosa juzgada" y, por ende, decreta el sobreseimiento libre de la investigación.

Como precedente, el tribunal señala la denuncia que el partido político Alternativa Española interpuso en los juzgados de Plaza de Castilla contra el comisario por su actuación en la masacre de Madrid. En esta denuncia, que fue archivada en junio de 2009 al considerar que no había hechos constitutivos de infracción penal, se acusaba al exjefe Tedax de cometer un delito de encubrimiento y otro de omisión del deber de perseguir delitos en el 11-M.

El tribunal mantiene ahora que aunque "la narración de los hechos" no se "idéntica" en "ambos escritos y procedimientos se narra de manera absolutamente coincidente la –afirmada- ocultación que tanto el Sr. Sánchez Manzano como la perito química Tedax realizaron de las pruebas obtenidas en los doce focos de las explosiones del 11-M".

En el auto lo explica sí: "Consideramos que los hechos que se denunciaron por el partido político Alternativa Española y de los que conoció el Juzgado de Instrucción Número 6 de Madrid en sus diligencias previas son los mismos hechos que fueron denunciados por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M y de los que está conociendo el Juzgado Número 43 de Madrid", cuya titular es Coro Cillán.

Asimismo, la resolución –cuya ponencia ha correspondido a la magistrada Rosa Brobia- subraya que al ser "los hechos denunciados los mismos, no cabe duda de que dichos hechos solamente deben ser objeto de instrucción en un mismo y único procedimiento y por un mismo juzgado".

De esta forma, la Sala reprocha a la juez Coro Cillán que haya asumido la investigación contra Sánchez Manzano "a pesar de ser los mismos conocidos en su día y previamente por el juzgado de Instrucción Número 6" donde se decretó el sobreseimiento libre de los mismos. El tribunal critica que la magistrada haya abierto un segundo procedimiento contra el exjefe de los artificieros que "no hace sino reproducir" al anterior.

En la resolución, la Sección 17 recalca que "la institución de la cosa juzgada es una consecuencia inherente al principio non bis in idem (...). En suma, un derecho fundamental que impide castigar dos veces un mismo delito o falta (...). Según el cual nadie podrá ser juzgado ni sancionado por un delito por el que ya haya sido condenado o absuelto en virtud de sentencia firme".

Por otro lado, la Audiencia de Madrid considera que "por mucha que sea la insatisfacción o impotencia que el resultado de las pruebas periciales genere en las partes procesales, no es posible volver a discutir sobre su necesidad, pues el proceso viene regulado legalmente y no se puede practicar cualquier prueba en cualquier orden o momento, ni se puede practicar siempre la misma prueba hasta llegar al resultado que satisfaga los intereses de las partes".

Además, ante las críticas que puede suscitar el hecho de que este tribunal haya decidido cerrar el caso cuando se han practicado múltiples diligencias durante los dos años y medio que ha durado la instrucción en vez de en un primer momento cuando se lo pidió la defensa de Manzano, los jueces responden: el Tribunal Supremo establece que "la cosa juzgada puede ser apreciada en cualquier momento del proceso".

Contra esta decisión cabe recurso ante el Alto Tribunal. No obstante, en el auto, la Sala recuerda que el sobreseimiento libre de un procedimiento judicial "aunque no adopta la forma de sentencia tiene carácter de resolución definitiva, produciendo los efectos de cosa juzgada material, lo mismo que la sentencia".

La instructora Coro Cillán, que estaba llevando a cabo diligencias para averiguar quién ordenó la destrucción de pruebas, había abierto una nueva vía de esperanza para las víctimas para investigar lo que realmente ocurrió el 11-M, más allá de la versión oficial. En ella se había apreciado múltiples irregularidades en la investigación de los atentados.

10/02/12
blogs.libertaddigital.com

Sánchez Manzano mintió ante la Comisión del 11-M, mintió ante el juez de instrucción Del Olmo y mintió ante el tribunal presidido por el juez Gómez Bermúdez.

10/02/12
www.elmundo.es

Absoluta conmoción y desolación de víctimas del 11-M por el archivo del caso Manzano Un tribunal investigaba las irregularidades en la recogida y custodia de pruebas de los trenes, cuyo responsable es el ex jefe de los Tedax.

9/02/12
www.intereconomia.com

Manos Limpias pide que comparezcan por la supuesta reunión de un agente del CNI con un etarra.

14 diciembre 2011

Gómez Bermúdez calla la autoría intelectual de los atentados del 11M



Durante la presentación del libro 'La ruta del odio' de Fernando Vaquero, un libro sobre el terrorismo, la presidenta del Foro de Ermua, Inmaculada Castilla de Cortázar, relató una anécdota sobre el juez Gómez Bermúdez. En una ocasión, tras la sentencia del juicio del 11-M, le preguntó al juez por el autor intelectual de los atentados. El juez le contestó que no era el momento adecuado para contar todo. Que "...hay cosas tan complejas, tan graves, que es mejor que no se sepan todavía, que se sepan más adelante".

Inma Castilla de Cortázar:
" te estoy preguntando sobre la autoría intelectual de los atentados..."

Javier Gómez Bermúdez. Presidente del tribunal del juicio del 11M:
"Hay cosas que son tan complejas, tan graves, que es mejor que no se sepan todavía... que se sepan más adelante"

Inma Castilla de Cortázar:
"No sabía que los jueces teníais competencias para saber cuándo es el momento oportuno para hacer justicia"

Noticia original:
Andrés Velázquez
andres@hispanidad.com

09 diciembre 2011

Feliz Navidad

Feliz Navidad 2011

En nombre de Jamal Zougam

EL MUNDO

En nombre de Jamal Zougam

11-M / JAVIER GÓMEZ DE LIAÑO

Escrito que, para su firma y rúbrica, brinda a Jamal Zougam un abogado de oficio a quien la condena de un inocente siempre le produjo viva desazón y que cada vez que una de esas sentencias se revoca y, por tanto, el fallo injusto se elimina, siente un alivio infinito. Tanto como cuando oye decir al director de este periódico que están decididos a seguir buscando la verdad hasta que el infierno se hiele.

Excmo. Sr. Ministro de Justicia:

JAMAL ZOUGAM, de 38 años de edad, como nacido el 5 de octubre de 1973, natural de Tánger (Marruecos), hijo de Mohamed y de Aicha, de estado civil soltero y titular del N.I.S. X-8524666, ante V.E. comparece y con los debidos respetos, EXPONE: Que con fecha de 31 de octubre de 2007, la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó sentencia en la que se me condena a 42.922 años de prisión por los atentados cometidos en Madrid el 11 de marzo de 2004, al considerar probado que yo era miembro de una célula terrorista de tipo yihadista y que, como tal, fui autor de 191 homicidios consumados y de 1.856 homicidios en grado de tentativa. La sentencia de la Audiencia Nacional fue confirmada por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo el 17 de julio de 2008 y la pena la cumplo en el Centro Penitenciario de Villena (Alicante) en régimen de aislamiento, situación en la que me encuentro desde el 13 de marzo de 2004, que fue cuando preventivamente me encarcelaron.

Doy por hecho, señor, que V.E. conoce que mi condena, según los magistrados que la decretaron, se funda en la identificación que de mí hicieron tres viajeros de uno de los trenes, a los que se otorgó el estatuto de testigos protegidos con las claves J-70, C-65 y R-10, hasta el extremo de calificar sus testimonios de «claros, independientes y concordantes, sin fisuras (…)».

Pues bien, resulta y espero acertar si supongo que habrá leído la información, que esta semana, durante tres días consecutivos, el diario EL MUNDO ha publicado unas investigaciones en relación con esos testigos que me atrevo a calificar de terribles. La ligereza con la que procedieron los tres, uno de los cuales ni siquiera estuvo en el juicio, raya en lo inconcebible, aunque también confirma lo que desde el primer momento mucha gente pensó, o sea, que más que testigos protegidos, fueron elegidos y que sobre ellos algunos funcionarios policiales es muy probable que ejercieran una presión insoportable, sin descartar el precio, la recompensa o la promesa.

Estoy convencido, pues, de que atendida la publicación a la que aludo, hoy aquellas declaraciones no habrían de merecer opinión tan elogiosa de ser testimonios «de una firmeza y seguridad encomiables», que es como la sentencia calificó las deposiciones. Esto sin contar que el presidente del tribunal cercenó cualquier intento de cuestionar la fiabilidad de las dos testigos que comparecieron, pues por mucha que fuera la protección dispensada, ello impedía a la defensa conocer la identidad de las personas a las que interrogar y preguntar acerca de datos que, precisamente, hubieran permitido demostrar que esos testigos eran parciales e indignos de crédito. Si esos testimonios que sirvieron para condenarme hubieran sido examinados con el ineludible espíritu crítico y analizados meticulosamente, la conclusión no hubiera sido la alcanzada por sus señorías, aunque, a decir verdad, ya por entonces no eran pocos los indicios que apuntaban cuán peligrosamente estaban expuestas al error. Quiero pensar que si el tribunal hubiera conocido lo que hoy se sabe de tan amparados y blindados testigos J-70, C-65 y R-10, ninguno les hubiera merecido fe alguna.

Los abogados que me defienden han declarado que mi condena es el error más grave de la historia judicial española y también que, para hacer viable la revisión de la sentencia, van a presentar una querella por falso testimonio contra las dos rumanas, cuñadas entre sí, que comparecieron y pronunciaron mentira. Yo no soy nadie para decir si ese es el camino más correcto, que, a no dudar, lo es y no saben ellos, los señores letrados, lo muy agradecido que les estoy, pero, además de esa iniciativa, si me dirijo a V.E. es porque creo que la grandeza de su corazón no habrá de permitirle encogerse de hombros ante mi inocencia destruida por la justicia penal.

He leído, señor ministro, pues tiempo no me falta para hacerlo, que el recurso que le pido ordene interponer al fiscal general del Estado es excepcional y que el Tribunal Supremo, en una reciente sentencia, lo mismo que antes hiciera en otras, afirma que el juicio de revisión sólo es admisible en los cuatro supuestos legalmente tasados. No obstante, me reconforta saber que para tan alto tribunal la esencia del recurso es preservar el necesario y saludable equilibrio entre seguridad jurídica y Justicia o, lo que es igual, que, a la larga, lo trascendental es que la verdad material triunfe frente a la verdad formal.

He visto, también, que uno de los casos que permite la revisión es cuando se sufre condena a causa de testimonios que luego son declarados falsos en sentencia firme, pero se me ocurre si, tal vez, mi recurso no podría ir porque después de la sentencia que me tiene aquí encerrado ha sobrevenido el conocimiento de nuevos hechos que evidencian ser inocente; esto es, que la prueba de testigos y que fue la base de mi condena, ha quedado totalmente desvirtuada por las investigaciones publicadas.

Porque juro, señor ministro, que nada tuve que ver con ese terrible atentado. No hay ser humano que pueda decir que me vio, como tampoco lo hay que pueda afirmar sin mentir que yo estaba en los trenes. Esto lo vengo proclamando desde que me detuvieron y lo repito todos los días para mis adentros en la cárcel de Villena, donde vivo aislado en la celda durante 20 horas al día. Es lo mismo que declaré el 2 de julio de 2007, al final del juicio, cuando, en uso del derecho a la última palabra, afirmé que la Policía sabía que esos testigos no eran de verdad y que esperaba que algún día se demostrase que mintieron o se equivocaron. Mi madre Aicha y mi hermana Samira han dicho varias veces que la noche del 10 al 11 de marzo de 2004 yo la pasé en casa y que en la mañana siguiente, cuando la televisión y la radio daban la noticia del atentado, dormía junto a mi hermano Mohamed. Lo dijeron en la fase de instrucción del sumario e incluso en el juicio. Sin embargo, la sentencia no otorgó validez a esos testimonios.

Señor Ministro. Créame. Esta instancia es una súplica de Justicia. La formulo en nombre propio y en el de mi madre, que noche tras noche permanece en vela rogando al cielo que le ayude a conseguir que la justicia me exculpe de unos terribles crímenes que no son míos. Haga todo lo que esté a su alcance, que es mucho, para reparar el error. Nunca la inocencia estuvo más probada ni la culpabilidad menos demostrada como en mi caso. No se trata de menospreciar otros procesos con errores judiciales. Tan es así que le confieso que aspiro a que el mío sirva para levantar un dique eficaz contra la indolencia de quienes entienden que las sentencias erróneas son fenómenos aislados y los errores judiciales algo lamentable, pero natural y sin duda inevitable.

Si por ventura, previa formación de expediente, V.E. ordenase la interposición del recurso extraordinario de revisión, pese a las dificultades que ese juicio encierra, pues me consta que el principal escollo es eso que llaman santidad de la cosa juzgada, confío en que serán los propios magistrados autores de la sentencia de condena los primeros en celebrarlo.

DESCONOZCO su nombre, señor, pues en breves días el actual ministro de Justicia dejará el cargo para ser ocupado por quien el nuevo presidente de Gobierno nombre, pero lo que sí sé es que atender mi ruego sólo pueden hacerlo personas de espíritu elevado, como lo tienen quienes piensen que admitir que se ha condenado a un inocente refuerza la autoridad moral del Estado. A un magistrado que hoy ejerce de abogado, le escuché decir que nada acrecienta más la confianza de un pueblo en la Justicia que saber que un condenado inocente puede lograr la revocación de la sentencia errónea.

Acabo, excelentísimo señor. Justificado, creo yo y lo creo con la humildad que he pretendido hacerlo, el error en que se incurrió al condenarme a las penas que extingo y sin perjuicio de las demás comprobaciones que V.E. estime convenientes, considero que es de rigurosa justicia poner término a los sufrimientos que con tal motivo vengo padeciendo.

Por lo expuesto;

SUPLICO A V.E. que, previa instrucción del oportuno expediente, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 956 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y por considerar que hay fundamento para ello, se sirva ordenar al Excmo. Sr. fiscal general del Estado que interponga el correspondiente recurso de revisión contra la sentencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que aquí me tiene confinado. Es gracia que espero merecer de V.E., cuya vida guarde Dios muchos años y que de otorgarme impedirá la completa consumación de la condena injusta que me fue impuesta y evitará en lo posible los efectos de la cruel buena fe de quienes así juzgaron.

Otrosí de un letrado en prácticas: Frente a quienes defienden la excepcionalidad o carácter restringido del recurso de revisión, postulo su admisión con largueza, que es como el proceso de rescisión se concibió durante la Revolución Francesa una vez superada la falsa creencia de la imposibilidad de condenas injustas.

Segundo otrosí de una romántica licenciada. Como Bartolomeo Vanzetti dijo al juez Webster Thayer antes de ser condenado a muerte por un delito de asesinato que juraba y perjuraba no haber cometido, estoy convencida de que Jamal Zougam asumiría aquellas palabras de «No le desearía a un perro o a una persona, a la criatura más baja y desafortunada de la tierra, no le desearía a ninguno de ellos lo que sufrido».

Tercer otrosí de un apasionado jurisperito. El inhumano y degradante régimen de aislamiento que sufre Jamal Zougam en la cárcel de Villena y como él o parecidos a él, algunos internos recluidos en otras prisiones -el caso más reciente es el de un tal Lozano en el centro de Valdemoro-, bien merecería la intervención de los señores jueces de Vigilancia Penitenciaria, y hasta justificaría la aplicación a la aún secretaria general de Instituciones Penitenciarias, señora Gallizo, y a los directores directamente responsables, del artículo 533 del Código Penal que castiga a quienes impusieren a los reclusos sanciones o privaciones indebidas o usaren con ellos un rigor innecesario.

Javier Gómez de Liaño es abogado y juez en excedencia.

Jamal Zougam ¿Culpable o inocente?

Informaciones aparecidas en el periódico El Mundo que cuestionan la fiabilidad de los testigos de cargo contra Zougam.

EL MUNDO. LUNES 5 DE DICIEMBRE DE 2011
11-M: La mayor condena carece de sustento

EL MUNDO. MARTES 6 DE DICIEMBRE DE 2011
Cómo pasar en el 11-M de impostor a testigo de cargo

EL MUNDO. MIÉRCOLES 7 DE DICIEMBRE DE 2011
Hay motivos para repetir el juicio a Zougam

EL MUNDO. JUEVES 8 DE DICIEMBRE DE 2011
Querella de Zougam por falso testimonio contra J-70 y C-65

09 julio 2011

Manzano relevó a un tedax por negarse a alterar informes periciales del 11-M

vía www.libertaddigital.com el 8/07/11

La versión oficial del 11-M, ésa que presuntamente resuelve todas las incógnitas del mayor atentado terrorista de nuestra historia, se construyó sobre tres elementos: el Skoda Fabia, la furgoneta Renault Kangoo y la mochila de Vallecas. El primero de ellos tenía tan poca base que incluso el instructor juez del Olmo decidió prescindir de ella; sobre el segundo pesan muy serias sospechas de que sea una prueba falsa; y en cuanto a la tercera, por si no se hallara lo suficientemente desacreditada hasta el momento, las últimas revelaciones han terminado por enterrarla.

La famosa mochila de Vallecas, que sirvió de base para inferir el contenido del resto de mochilas que sí explotaron en los trenes, estaba formada básicamente por tres componentes: metralla, un teléfono móvil y explosivo. Del explosivo hay poco que añadir, pues ya hemos constatado en numerosas ocasiones que resulta altamente improbable que lo que explotara en los trenes que fuera Goma 2 ECO. La metralla, por su parte, ya sabíamos que era un elemento que chirriaba sobremanera, pues no se encontraron restos de la misma en ninguna de las víctimas del 11-M.

Ayer, gracias a las declaraciones de uno de los Tedax ante la juez Coro Cillán, conocimos nuevos datos que todavía dejan en peor posición este vestigio. Para empezar, el declarante ha manifestado que el jefe de los Tedax, Sánchez Manzano, lo apartó de la investigación después de que se negara a alterar su informe pericial en el que afirmaba que los tornillos de la mochila de Vallecas no tenían nada que ver con los recogidos por los funcionarios judiciales en Mina Conchita o con los encontrados en el foco de explosión de los trenes. Asimismo, hemos conocido que el teléfono Movistar de la mochila probablemente no fuera liberado, tal como afirma la versión oficial, pues no funcionó con una tarjeta prepago Vodafone pero sí con una Movistar.

En definitiva, las declaraciones del Tedax no sólo ponen de relieve el extraño interés de Sánchez Manzano por que el contenido de la mochila de Vallecas se adaptara a una particular teoría preconcebida, sino que arrojan nuevas y serias dudas sobre la principal prueba que condujo el propio 12 de marzo a Zougam y, de ahí, a todas las turbas populares que acusaron al Gobierno popular de estar manipulando lo que a todas luces era un atentado islamista en represalia por la guerra de Irak.

Al final, se produjo el cambio de Gobierno al grito de "queremos saber la verdad", pero no hemos quedado sin la verdad. Lo único que parece evidente hasta el momento es que ha habido personajes dedicados a falsificar pruebas y a desviar el foco de la investigación para provocar un giro político copernicano. Si todavía alguien sigue creyéndose una versión oficial que sólo ha servido para obstaculizar el esclarecimiento de los hechos, va siendo hora de que, tras estas nuevas evidencias, vuelva a preocuparse por saber la verdad.

Esta mañana se ha producido, en el juzgado dirigido por Coro Cillán, una declaración que puede tener una enorme trascendencia de cara a la investigación del 11-M. La Unión de Oficiales de la Guardia Civil había solicitado que se interrogara como testigos a dos Tedax: el 80.938 y el 27.789. Ambos han ratificado lo que hasta ahora ya sabíamos: que las muestras recogidas en los trenes del 11-M se llevaron a la Unidad Central de Tedax, donde ya no se volvió a saber nada más de ellas.

Pero, además, el tedax 80.938 ha efectuado una serie de afirmaciones realmente explosivas, tal como cuenta Angela Martialay en Libertad Digital.

En primer lugar, ha declarado que realizó un informe pericial en el que hizo constar que no existía ninguna similitud entre los clavos encontrados en la mochila de Vallecas, los clavos recogidos por los funcionarios judiciales en Mina Conchita y los clavos encontrados en un foco de explosión de los trenes. ¿Qué importancia tiene eso? Pues es otro indicio más de que el artefacto encontrado en la comisaría de Puente de Vallecas dieciocho horas después de la masacre no tiene nada que ver ni con los trenes, ni con esas minas asturianas de donde nos dicen que salió el explosivo.

Siempre según la declaración de ese tedax, a Sánchez Manzano no le gustó lo categórico de su informe pericial, por lo que quiso que se modificara, a lo que el perito se negó. Como consecuencia, Sánchez Manzano lo apartó de ese tipo de informes periciales, para poner a alguien de su confianza.

En segundo lugar, el testigo ha contado que también participó en los análisis periciales iniciales del teléfono Trium encontrado en el artefacto explosivo de Vallecas. Y ha dejado caer un dato que no constaba en el sumario y que arroja nuevas dudas sobre la versión oficial del atentado.

Según la declaración, el mismo día 12 de marzo intentaron encender el teléfono con una tarjeta Vodafone y no lo consiguieron, tras lo cual el tedax 80.938 introdujo su propia tarjeta Movistar en el aparato, que ya sí funcionó. El dato es relevante por cuanto la historia oficial del teléfono encontrado en la mochila de Vallecas es la siguiente:

1. Los terroristas compran el teléfono antes del 11-M en la tienda de unos hindúes. Era un teléfono Movistar.

2. Los terroristas llevan a liberar el teléfono a la tienda de un policía, Ayman Maussili Kalaji.

3. Los terroristas compran unas tarjetas Amena y usan el Trium liberado con una tarjeta Amena para fabricar el artefacto de Vallecas.

Sin embargo, el hecho de que los tedax no lograran hacer funcionar el teléfono con una tarjeta Vodafone y sí con una Movistar permite cuestionarse si ese teléfono estaba verdaderamente liberado. Esas dudas sobre la rocambolesca historia del policía  liberador de teléfonos, Kalaji, se añaden a otras que ya hemos expuesto anteriormente, como por ejemplo la evidente falsificación del libro de caja de los hindúes, puesta de manifiesto por el propio juez Bermúdez durante el juicio.

En tercer lugar, la versión oficial nos dice que el artefacto de Vallecas estaba preparado para explotar con la alarma del teléfono a las 7:40. ¿Cómo se sabe? Pues porque los tedax verificaron la hora de la alarma con posterioridad al mediodía del 12-M. Sin embargo, el tedax 80.938 ha señalado en su declaración que cuando él vio el teléfono, en la madrugada del 11-M al 12-M, tenía la batería quitada, lo que viene a corroborar, por enésima vez (tal como señala Manuel Marraco en El Mundo), que ese teléfono tuvo forzosamente que perder la programación de alarma que tuviera. En consecuencia, es imposible que nadie determinase, muchas horas después, que el teléfono estaba programado para que la alarma se activara a las 7:40. Otra mentira más de las muchas que componen la versión oficial.

Son muchos los datos que estamos conociendo gracias a la querella interpuesta contra Sánchez Manzano y su jefa de laboratorio por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. Son tantos los indicios de falsedad en todo lo relativo a la mochila de Vallecas, que parece casi imposible que no lleguemos a conocer quién ordenó fabricar esa prueba "plantada". Y a partir de ahí, habrá que tirar del hilo de los falsificadores de pruebas.

vía www.libertaddigital.com el 8/07/11
ÁNGELA MARTIALAY

La titular del Juzgado de Instrucción Número 43 de Madrid, Coro Cillán, continúa tomando declaración a los Tedax que participaron en la recogida y posterior examen de las muestras del 11-M.

Este viernes ha sido el turno de dos de los agentes de la Unidad Central -dirigida por el comisario Juan Jesús Sánchez Manzano. Sus testimonios fueron solicitados por la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) –acusación popular- al entender que éstos podían ser claves para el esclarecimiento de los hechos.

Según ha podido saber Libertad Digital, el artificiero C. M. con número 80.938 ha señalado que fue relevado de sus funciones y sustuido por la mano derecha de Sánchez Manzano, el tedax Fernando Blázquez, tras negarse a alterar su informe pericial sobre las muestras de tornillos que fueron obtenidas de la mochila de Vallecas, de Mina Conchita y del foco de la calle Téllez.

Tal y como consta en su declaración, el agente realizó tres informes periciales con los restos de clavos procedentes de esos tres lugares y llegó a la conclusión de que "no había ninguna coincidencia" entre ellos. Así se lo hizo saber al jefe de los Tedax cuando se produjo el 11-M, Juan Jesús Sánchez Manzano, quien le ordenó modificar su veredicto para obviar que no se había encontrado nada en común en la pericial llevada a cabo con esas muestras.

Manzano lo relevó

Al negarse a cumplir las órdenes de su superior, Manzano le dijo que los informes periciales los haría a partir de entonces otro tedax porque él era "muy categórico en sus conclusiones" por lo que "ya no lo necesitaba". Y así fue, fue sustituido por la mano derecha de Sánchez Manzano, su hombre de confianza, el artificiero Fernando Blázquez. El testigo ha declarado que no le consta si sus pericias se rehicieron finalmente.

Por su parte, Blázquez ha sido citado a declarar en calidad de testigo el próximo 8 de septiembre por la juez Coro Cillán a petición de la asociación de guardias civiles al entender que él fue el tedax responsable de la custodia de los vestigios del 11-M.

Asimismo, el tedax -que ha declarado por videoconferencia al encontrarse destinado en Almería- ha subrayado que en el complejo policial de Canillas no se redactó ningún acta con la relación de los restos recopilados tras los atentados, aunque "allí estaba llegando mucho material" y lo habitual hubiera sido hacerlo.

La mochila de Vallecas

Por otro lado, durante el interrogatorio, ha explicado que él actuó el 12 de marzo de 2004 en la desactivación de la famosa mochila de Vallecas, manipulando el teléfono que apareció en su interior. Sobre este asunto, el tedax ha revelado un dato que contradice la versión oficial ofrecida en la sentencia del 11-M.

Según sostuvo la Audiencia Nacional, dicho móvil de la compañía Movistar estaba liberado por lo que podía funcionar con una tarjeta prepago de cualquier compañía telefónica. En cambio, según este agente un día después de la masacre de Madrid introdujeron una tarjeta telefónica marca Vodafone en el mismo y el terminal no funcionaba. Minutos después comprobaron que con la tarjeta Movistar del tedax sí que podía utilizarse el mismo. Según el sumario, el teléfono tenía una tarjeta Amena.

El policía nunca fue llamado a declarar durante el juicio del 11-M en la Audiencia Nacional. Junto a él, este viernes ha testificado en el Juzgado 43 de Plaza de Castilla otro tedax, R. F. con número 27.789, que ha sostenido que a él también le consta que las muestras recogidas en los focos de las explosiones se llevaron a la sede de la Unidad Central Tedax del complejo de Canillas. Posteriormente, desaparecieron sin que de momento se conozca quién dio la orden de hacerlo.

En este procedimiento se encuentran imputados el exjefe de los Tedax, Sánchez Manzano, y la perito jefa del laboratorio de los artificieros por los delitos de ocultación de pruebas y falso testimonio a raíz de la querella interpuesta por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

vía www.elmundo.es el 8/07/11

Manuel Marraco | Madrid

Actualizado viernes 08/07/2011 20:00 horas

Un tedax que manejó el teléfono de la mochila de Vallecas ha refutado esta mañana ante la juez la versión ofrecida por el jefe de los artificieros en el 11-M, Juan Jesús Sánchez Manzano, sobre los datos obtenidos de ese terminal.

El tedax 80.938 ha explicado que en la madrugada del 12 de marzo llegó a introducir su propia tarjeta Movistar en ese teléfono para poder encenderlo. Momentos antes, otros agentes lo habían intentado sin éxito con una tarjeta Vodafone. En su declaración, el policía afirma que cuando llegó al lugar donde estaban manipulando el terminal, "el teléfono estaba ya sin batería".

Eso supone que Manzano nunca pudo llegar a saber a qué hora estaba fijada la alarma del teléfono, porque la fecha, el día y la hora se borran cuando la batería se quita durante unos segundos. En un informe al juez, Manzano sostuvo que "cuando se procedió al estudio del teléfono su hora coincidía con la real y tenía activadas las funciones de alarma (7.40) y vibrador".

Además, el relato siembra dudas sobre la posibilidad de que los terroristas realmente manejaran el teléfono con la tarjeta Amena hallada en su interior. Según la investigación, el teléfono Movistar había sido liberado, pero esa madrugada del 12 de marzo los policías no consiguieron encenderlo con una tarjeta Vodafone. Sólo con la de Movistar. ¿Cómo pudo entonces funcionar con una Amena?

El agente ha declarado como testigo ante la juez Coro Cillán a petición de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil en la causa abierta contra Sánchez Manzano tras una querella de la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M.

16 marzo 2011

La Vuelta al Mundo - 15/03/11 - Entrevista a Zaplana

Lo más importante de la entrevista es que se pone el foco en los días 11 al 14. Ahí hay más indicios sobre el caso 11-M de los que Gómez Bermudez tuvo encima de la mesa. La bombas estallaron el 11-M pero el atentado se culminó el 14-M; a partir de ahí zETAp máximo protagonista.
Han corrido chorros de tinta sobre los hechos acaecidos hasta el 11 de marzo de 2004 y relacionados directamente con el atentado, pero... ¿Se ha hecho lo mismo con lo ocurrido hasta que los españoles depositaron su voto? En un momento dado de la entrevista, Zaplana manifiesta que 'jugaron con ellos' (con el gobierno) ¿Quienes?
Esta es la pregunta, algunos ya tienen la respuesta.





En Confianza - Especial 11-M - 13/03/11

No te pierdas este especial 11-M donde Casimiro García-Abadillo entrevista a Federico Jiménez Losantos y a Esther Sáez, víctima del 11-M que ofrece un testimonio impresionante.

12 marzo 2011